miércoles, 30 de enero de 2013

10 formas de ganarse la vida en tiempos de crisis

Pin It Ahora!

Los tiempos han cambiado. Mucho. En la mayoría de los casos nuestros padres han trabajado durante toda la vida en la misma empresa. No hemos salido de pobres, pero como poco ha habido un sueldo fijo en casa. Esa es la principal razón por la que nuestros padres, cuando salimos de la universidad, desean que hagamos lo mismo que ellos: aprobar unas oposiciones y obtener una plaza fija en alguna administración o bien ser contratados de forma indefinida en una empresa importante de nuestra localidad, a poder ser a menos de 2 km de casa y que podamos ir andando a trabajar.

Todo eso está en extinción. Sobran funcionarios y personal público. Las empresas cada vez pueden contratar menos, y aún peor si hablamos de contratos indefinidos, porque el mercado no se lo permite. Hemos entrado en otra época, la de las nanoempresas. Sí, personas que realmente no constituyen en sí una empresa pero que prestan servicios a otras personas o empresas para así “ganarse la vida”. Con algunos ejemplos lo veremos claro:

¿Quién no conoce a un compañero de la universidad que los fines de semana es árbitro de fútbol o baloncesto? ¿Y los músicos o escritores que suben sus creaciones a portales especializados y los venden? ¿Qué pasa con los blogueros de éxito que ganan dinero por la publicidad que puede verse en sus blogs y otros medios de comunicación 2.0? ¿Hablamos de los especialistas en una materia concreta que se dedican a ganarse la vida como conferenciantes y docentes de cursos?

Siempre digo a los alumnos en las sesiones que tengo oportunidad de impartir sobre motivación al autoempleo que cuando terminen sus estudios universitarios deben preocuparse por especializarse en aquello que más les guste, si es posible. Y si no, en aquello que crean que tiene mayores expectativas laborales. Cuando incidimos en la formación focalizada en un aspecto muy concreto de un sector de actividad próspero y en desarrollo, el trabajo (que no las ofertas) están a la vuelta de la esquina. Hazte especialista en algo y podrás conseguir ingresos de diversas formas:

1º) Ofertas de empleo (trabajo por cuenta ajena). La más deseada y la que siempre ha sido más fácil de lograr. Pero los tiempos que corren lo han complicado demasiado.



2º) Emprender y comenzar una actividad profesional independiente (abogado, arquitecto, fotógrafo, etc) o una actividad empresarial (autoempleo). Diriges tu propia empresa, sin límite de beneficios, flexibilidad de horarios, no recibes órdenes constantes de superiores, autorrealización, sentido de responsabilidad social, creación de empleo y riqueza para tu localidad. Por el contrario, no tienes la seguridad de un sueldo fijo (pero limitado y seguramente muy mejorable), trabajas más horas que por cuenta ajena (pero con mayor pasión y satisfacción personal) y estás pendiente de tu empresa dentro y fuera de tu horario laboral (si no lo haces tú, ¿quién lo va a hacer?). Piensa que todas las personas que hoy en día trabajan por cuenta ajena lo están gracias a que alguien en un momento determinado decidió arriesgarse y emprender  un negocio.


3º) Colaborar y cooperar con otros profesionales independientes en el desarrollo de productos o servicios como pueden ser la organización de eventos, edición de publicaciones, traducción de textos o creación y grabación de un videoclip para la promoción de un tema musical o un artista.


4º) Impartir cursos o módulos de cursos relacionados con tu formación y experiencia profesional. Aprovecha bien tu primera oportunidad para que vuelvan a contar contigo. Para eso prepara bien tu curso o ponencia. Ensaya mil veces hasta que lo tengas completamente controlado y ten en cuenta que siempre pueden surgir imprevistos. Si lo superas con nota te volverán a llamar y el boca a boca hará el resto para que seas llamado de otras empresas o entidades.


5º) Abrir un blog, crear un sitio web, desarrollar un canal en Youtube, etc. para obtener ingresos vía publicidad de otras empresas que deseen publicitarse utilizando el éxito de nuestros contenidos. Hay muchos proveedores de este tipo de servicio.


6º) Crear una tienda online. Si vendes productos físicos puedes crearlos y almacenarlos tú mismo en tu casa o en cualquier otro lugar de tu propiedad o prestado. Pero también puedes no tener que almacenarlos (ni siquiera verlos) haciendo de intermediario entre cliente y un mayorista con el que llegues a un acuerdo. Esta última modalidad se denomina Dropshipping y es una tendencia que está en auge ya que nos ahorramos los costes de almacenamiento y distribución. Si consigues vender productos suficientemente demandados por el mercado y los márgenes unitarios de beneficio de los productos son más o menos elevados, vendiendo un centenar de productos al mes puedes conseguir más que un sueldo mileurista.


7º) Especialízate en un deporte y hazte monitor o árbitro. A pesar de la tremenda crisis, se sigue practicando muchísimo deporte. Hay miles y miles de personas que desean recibir clases de pádel, tenis o pilates. De la misma forma, se necesitan árbitros y jueces (profesionales o no) para regular y valorar cada evento deportivo.


8º) Otra buena opción es ejercer como guía turístico y prestar nuestros servicios de forma esporádica a otras empresas. Y siguiendo con el tema turístico, una opción muy frecuente es trabajar como animador de eventos, cuentacuentos o DJ en fiestas y otros eventos como las bodas.


9º) Si crees que llevas un artista dentro, prueba a serlo profesionalmente. Actriz de cine, futbolista, cantante, guitarrista, escritor, bailarina, tenista, presentador de televisión, etc. Convierte tu pasión en tu profesión y modo de vida.


10º) Siempre nos quedará echar una Primitiva, el Euromillones o comprar el cupón de la ONCE por si tocan y nos hacemos millonarios de la noche a la mañana. Aunque tampoco está mal la idea de asistir a concursos de televisión que cada día reparten miles de euros. Nunca se sabe.


Ahora tú decides. Lo más cómodo es esperar a que te llamen (opción 1). Lo apasionante y a la vez más complicado es emprender cualquiera de las restantes opciones. Seguro que existen otras formas de obtener ingresos económicos aplicando nuestros conocimientos. ¿Qué más se te ocurre?