lunes, 25 de febrero de 2013

6 tipos de Videocurriculum

Pin It Ahora!
Todos sabemos que el mercado laboral nunca ha estado tan difícil como en los últimos años. Se juntan la escasez de ofertas de empleo con la máxima competencia entre candidatos a los pocos puestos que existen. Lo cierto es que nunca hemos tenido una generación tan bien formada como la actual, y es que a falta de trabajo nos hemos seguido formando. Ante este panorama, es necesario contar con un curriculum enormemente atractivo para ganar en esa competición hacia el contrato de trabajo.


Aunque no siempre es así. A veces entran en escena otros aspectos que hacen que sobresalgamos entre los demás aspirantes a un puesto. Unas veces es nuestra apariencia física, otras nuestras habilidades comunicativas, y otras muchas estar en el momento y lugar adecuado. Pero también es cierto que en unas condiciones normales, podemos conseguir llamar la atención con otras armas. Por ejemplo, el videocurriculum. Para ello (y otras muchas más opciones como las infografías) es necesario tener creatividad, es decir, realmente el videocurriculum es adecuado para personas que no teman ponerse delante de una cámara y con grandes dosis de creatividad.

Siempre tenemos que tener en cuenta que debemos optar por la opción o las opciones que más se ajusten a nuestro perfil profesional y a la imagen que deseamos proyectar. Por eso debemos pararnos a pensar si un recurso como el videocurriculum va a sumarnos o a restarnos valor en el mercado. Si necesitas ayuda para verlo claro, aquí van 6 tipos de videocurriculum:

Serio

Es el videocurriculum más frecuente y a la vez el que menos valor suele aportar por ser el que menos llama la atención. Se trata de grabaciones en las que las condiciones técnicas están ligeramente cuidadas y en las que se utiliza un lenguaje correcto, pero que en la mayoría de los casos se comprueba que está realizado por personas que han sido impulsadas por algún orientador laboral o docente y por tanto es más difícil conectar con el espectador puesto que no nace de la iniciativa del demandante de empleo. No obstante, en otros casos nace de la propia voluntad de las personas, pero el resultado suele ser el mismo.

Si poseemos una buena imagen y mostramos soltura y naturalidad en la comunicación puede aportar valor a nuestra candidatura. Adecuado para perfiles profesionales serios tales como agentes financieros, abogados, ingenieros o auditores.


Simpático

Es una versión mejorada del videocurriculum serio que incorpora cierta dosis de sentido del humor en el mensaje, en la forma de contarlo o en el escenario utilizado. Sus protagonistas son personas que arriesgan y que, como toda apuesta, pueden ganar o perder, dependiendo en este caso del sentido del humor y de la seriedad del reclutador. 

Realmente es recomendado para cualquier perfil profesional, siempre y cuando el humor se ofrezca en su justa medida y siempre que estemos completamente seguros de que la impresión en el espectador tiene muchas opciones de ser positiva y mejorar nuestra candidatura. Es aconsejable testar el videocurriculum con nuestro entorno más cercano y con algún profesional del empleo antes de lanzarlo públicamente.



Creativo

Es el videocurriculum más adecuado para aquellos profesionales para los que el arte y la creatividad son los protagonistas en su día a día. Hablamos de diseñadores gráficos, editores audiovisuales, publicistas, compositores, diseñadores de moda, etc. La gran peculiaridad de este tipo de videocurriculum es la capacidad de atrapar al reclutador durante un par de minutos y hacerle nacer la necesidad de al menos entrevistar a esa persona. Esto se consigue introduciendo alguna innovación en la forma de contar las cosas que le haga diferente de cualquier otro videocurriculum.

Las cuestiones técnicas y el mensaje están más que cuidados y perfectamente plasmados en un guión que se cumple “a rajatabla”. A veces el protagonista no habla, sino que utiliza otros medios para expresar el mensaje.



Musical

Es un tipo de videocurriculum muy arriesgado y que en contadas ocasiones tiene éxito. Lo cierto es que no podría decirse que es adecuado para un gran abanico de profesionales. Forzosamente debemos pensar en los cantantes y actores de musicales para encontrar un target. Pero puede ser adaptado a otro tipo de personas, que normalmente incorporan la  atención al público, como son los profesionales del sector del ocio y el turismo.

Se trata de cantar el videocurriculum, habitualmente rimando estrofas y no necesariamente con música. Es una forma de mostrar una virtud como es saber cantar o de mostrar simpatía si no es la calidad vocal lo que destaca. Suelen tener éxito los videocurccilums rapeados.



Interactivo

Se necesitan conocimientos algo más avanzados en la edición audiovisual para poder confeccionar este tipo de videocurriculum, o que algún conocido nos haga el encargo. Se trata de que en algún momento del vídeo el espectador puede elegir, haciendo clic en los diferentes enlaces que aparecen en la imagen, qué quiere ver: datos académicos, trabajos realizados, contacto, etc. Realmente es muy atractivo si se edita bien. Una gran peculiaridad es que permite que la persona que está reproduciendo el vídeo no tenga que visualizarlo completamente, sino que puede seleccionar los apartados que más le interesen (como si estuviera navegando por una web o un blog). Normalmente cuentan con una gran aceptación por el tiempo y el esfuerzo dedicados y por el cuidado de los aspectos técnicos.



Emotivo

Son, sin duda, los que mejor llegan al espectador por su capacidad de tocar la sensibilidad de las personas. Frecuentemente están asociados a personas con algún tipo de discapacidad o de desventaja social, y que narran su historia de vida para conectar rápida y fuertemente con el espectador. Los protagonistas del videocurriculum no suelen ser los que se encargan de los aspectos técnicos, sino que sólo cuentan su mensaje. Si pensamos que realmente tenemos una historia emotiva que contar puede ser adecuado, aunque cuidado con jugar con los sentimientos de las personas que van a ver el vídeo, pues podemos pecar de ser unos aprovechados de nuestra situación.


¿Con cuál te quedas?