sábado, 12 de enero de 2013

1001 razones para visitar Huelva

Pin It Ahora!
Me duele en el oído y en el corazón escuchar a muchos onubenses decir que “Huelva no tiene nada”, refiriéndose a nuestra ciudad o provincia como destino turístico. Haciendo un breve análisis sociológico del ciudadano onubense, no es fácil encontrar personas enamoradas de su tierra y de sus posibilidades. Más bien predomina lo contrario, gente que tira por los suelos esta histórica tierra identificando erróneamente turismo con patrimonio arquitectónico. Sí, es cierto que Huelva no es una ciudad monumental, pero la variedad de recursos turísticos es muy extensa. Hay muchas formas de atraer a nuevos visitantes y hacer que los que ya han estado por aquí vuelvan y nos recomienden.

Siempre he dicho que Huelva es su provincia. Quiero decir que la grandeza de Huelva está asociada a lo acontecido y a lo que acontece fundamentalmente en los pueblos de la provincia. Imaginemos que vienen dos parejas de Pamplona (por decir un sitio de la geografía española) a nuestra provincia y que nos encomiendan estar con ellos durante 7 días enseñándoles nuestra magnífica tierra. ¿Qué harías? ¿Qué ruta marcarías para cada día teniendo en cuenta además que hace un tiempo primaveral y que la pareja desea fundamentalmente conocer cosas dejando en segundo plano el descanso? Aquí te dejo una propuesta de ruta. Quizá te sorprendas de todo lo que tienes a tu alrededor.

Primer día: Sierra de Huelva



Nos vamos temprano hacia Almonaster la Real para subir hasta la Mezquita y dar un breve paseo por sus calles respirando el aire de los pueblos de la Sierra. Tras este primer contacto, tomamos rumbo hacia Cortegana. Allí entraremos en el Casino a tomarnos un café y coger fuerzas para subir hasta su famoso y cuidado castillo y admirar las preciosas vistas. Se va acercando el mediodía y tras una mañana repleta de fotografías, pasamos por Jabugo, la capital mundial del jamón ibérico, donde nos tomaremos una ración de un buen ejemplar de bellota acompañado de un buen vino de nuestra tierra. Antes de irnos echaremos un vistazo al edificio Tiro de Pichón (parece el escenario de una película de terror).

Es hora de almorzar y llegamos a Alájar para admirar las impresionantes vistas desde la Peña Arias Montano. Ahora sí, vamos a comer en el restaurante El Corcho extraordinarios productos ibéricos y platos a base de setas de la Sierra. Tras un breve paseo hacia el coche, nos dirigimos hacia el pequeño municipio de Linares de la Sierra y hacernos allí algunas fotos en su plaza de toros abierta y otras sobre los mosaicos que anteceden los portales de las casas. Terminamos la ruta en Aracena. En la localidad que da nombre a nuestra sierra es obligada la visita a la Gruta de las Maravillas, posiblemente el monumento más visitado de toda la provincia. Tras una breve caminata por los alrededores del castillo que corona el pueblo, nos acercamos a la confitería Rufino a degustar sus deliciosos dulces y disfrutar de una merienda inolvidable. Dejamos a las parejas que descansen en el Hotel Aracena Park y nos vemos esta noche de tapas por el pueblo, con el jamón, los ibéricos y el queso como protagonistas.

Segundo día: Cuenca Minera


Hoy vamos a empaparnos de legado inglés y de “tinto”. Abandonamos el hotel rumbo a Minas de Riotinto. Visitamos el Barrio inglés Reina Victoria y la Casa 21, retrocediendo al siglo XIX, cuando los ingleses explotaban y dominaban la zona gracias a las minas. Nos espera una ruta en el Tren Minero a Vapor e iremos al nacimiento del famosísimo Río Tinto, en la Peña de Hierro (Nerva). Si lo desean pasaremos también por el Museo Minero, para completar la visita. El almuerzo será hoy en el restaurante La Fábrica, donde podremos degustar carnes a la brasa. Antes de salir del pueblo, una gran sorpresa, la Corta Atalaya, una de las minas a cielo abierto más grandes de Europa que no deja a nadie indiferente.

Ya entrada la tarde, nos dirigimos hacia Valverde del Camino, tierra de calzados y muebles. Tras tomarnos un café, visitaremos el Museo Casa Dirección. Dejamos a las parejas descansar en el Hotel Montearoma y esta noche nos vemos para cenar algo ligero. Mañana hay que levantarse muy temprano.

Tercer día: Campiña-Andévalo


Hoy toca ruta de senderismo. Ropa y zapatos cómodos y pequeña mochila al hombro. Nos dirigimos hacia las afueras de Calañas, donde comenzaremos la espectacular ruta de los Molinos de Agua. Trascurre por el otro gran río de Huelva, el Odiel. A su paso nos encontraremos con molinos de agua perfectamente conservados a pie de río, constantes cambios de tonalidades en el paisaje predominando el verde de la vegetación, el amarillo del río y el rojo de las rocas. Nos adentraremos en el bosque buscando una zona de antiguas teleras y finalizaremos en medio de una mina en Sotiel Coronada.

Con el almuerzo hecho durante la ruta, tomamos una pequeña merienda en un pequeño bar de la localidad y salimos destino a Huelva pasando por Alosno, cuna del fandango. Unos cantes de Paco Toronjo mientras llegamos al pueblo para visitar sus calles y su iglesia parroquial sería un buen detalle. Nos dirigimos al hotel previa parada en San Bartolomé de la Torre, por si quieren comprar algunos de sus fabulosos dulces. Ya por fin llegamos al hotel de Huelva (cualquiera que esté céntrico es bueno). Hoy cenaremos en La Fonda de María Mandao y probaremos su salmorejo de remolacha y su minihamgurguesa de langostinos.

Cuarto día: Huelva


Tenemos que recobrar fuerzas y por eso hoy no nos movemos de la capital. Tras el madrugón de ayer y tras un buen desayuno, nos acercamos a ver el Monumento a la Fe Descubridora en la Punta del Sebo, donde explicaremos que allí confluyen los dos ríos más importantes de Huelva y que no se trata de Colón, sino de un monje franciscano de La Rábida. Vamos ahora a entrar en un templo onubense, el Estadio Nuevo Colombino, sede del club de fútbol más antiguo de España, el Decano, el Real Club Recreativo de Huelva. Nos adentraremos en el césped y contaremos una breve historia del club y sus orígenes ingleses y los logros conseguidos en ese estadio.

Sin mover el coche, daremos un paseo hacia el Muelle del Tinto (que curiosamente está sobre el río Odiel), para admirar la arquitectura ferroviaria de la época inglesa y relatar la historia de la utilidad de desembarcadero de minerales provenientes de Riotinto. Antes de comer, vamos hasta el Centro de Visitantes Huelva Puerta del Atlántico, donde nos explicarán con cierto detalle la historia de esta bendita ciudad y los pueblos que por aquí pasaron. Hoy toca comer en Casa Manguara, el bar-restaurante de estos hermanos que cantan flamenco como los ángeles y llevan el nombre de Huelva por el mundo.

Para la tarde nos quedan el Barrio Reina Victoria (Barrio Obrero), La Merced (con visita a la Catedral), el Conquero donde veremos esconderse el sol tomándonos una copa en el Mandala y la Gran Vía, donde cenaremos en La Mirta.

Quinto día: El Rocío y el entorno de Doñana


Nos ponemos rumbo a Matalascañas por la carretera de la costa oriental. Durante el camino, haremos una breve reseña de la importancia de la industria en nuestra provincia y pararemos en el Parador Nacional de Mazagón para disfrutar de sus magníficas vistas y de los acantilados. Ya en Matalascañas y, tras haber indicado las playas que hemos dejado en el camino (Cuesta Maneli, Torre del Loro, etc.), veremos las ruinas de la torre vigía, que todos los años vemos en televisión por verano.

Turno para el Parque Nacional de Doñana. Hace buen tiempo y las parejas no se imaginan lo que les espera: una ruta a caballo por el parque que no van a olvidar en la vida donde flamencos, linces, ciervos o aves de todos los colores conviven en armonía en un paraje de ensueño. Ya es mediodía y nos dirigimos a El Rocío, destino de miles de peregrinos de todo el mundo que cada año vienen al santuario a ver a la Virgen de El Rocío. Comemos en el Restaurante Toruño productos ibéricos y carne de gran calidad acompañado de un vino del Condado. Tras reposar un poco, vamos hacia la ermita a ver a la Virgen y admirar su retablo. Las vivencias del Camino y las peculiaridades de la aldea no deben pasar por alto en nuestro discurso.

La merienda será servida en la confitería Nuestra Señora del Valle, en la gran plaza de La Palma del Condado, ante su enorme iglesia, el ayuntamiento y el teatro municipal. Tras un breve paseo por sus calles señoriales, nos dirigimos a Bollullos par del Condado para rendir visita a su patrona en la ermita de Las Mercedes, desde donde divisaremos un manto de vides, seña de identidad de esta tierra. Nos esperan en el Mesón Abuelo Curro para comer una magnífica cena a base de gambas de Huelva, carnes a la brasa y otras especialidades. Para terminar el día, nos dirigimos al Castillo de Niebla para ver uno de tantos espectáculos que se organizan en su interior. Y regresamos a Huelva.

Sexto día: Lugares colombinos


Hoy vamos a emborracharnos de historia, esta vez de finales del siglo XV y principios del XVI. Cristóbal Colón zarpa junto a más de 100 hombres en tres carabelas hacia un nuevo mundo desde el Puerto de Palos. En 1492 se produce el Descubrimiento de América.

Salimos hacia La Rábida. El paseo matinal será ameno y pleno de paz. Visitamos el Monasterio de La Rábida, donde Colón fue una y otra vez a rezar y pedir consejo y ayuda para conseguir financiación para así poder realizar el viaje de sus sueños. Veremos impresionantes cuadros del pintor onubense Vázquez Díaz. Bajaremos hasta el Foro Iberoamericano (con suerte podremos entrar) y pasaremos a subirnos a las reproducciones de las tres carabelas en un entorno ambientado de la época y con Cristóbal Colón dentro de una de las embarcaciones (a ver si lo encuentran). La estancia en la Rábida la concluiremos con una visita por el Parque Botánico Celestino Mutis, con flora de los cinco continentes.

Tras un breve paso por Palos de la Frontera para visitar la Iglesia de San Jorge y La Fontanilla, otros lugares colombinos relevantes, almorzamos en el mesón El Lobito de Moguer, otro lugar peculiar para el visitante. Una vez reposados, caminamos hacia el espectacular Monasterio de Santa Clara previo paso por la casa museo de nuestro Premio Nobel de Literatura, Don Juan Ramón Jiménez, natural de la localidad moguereña. Como no, debemos pasar por la confitería La Victoria para degustar unos de los mejores dulces de toda la provincia.

Hoy les dejamos más tiempo de descanso. A la noche les llevamos al Ciquitrake, bar-restaurante “tipical onubensis” y les explicamos quiénes son los “choqueros” aclarando cada una de las palabras del diccionario “güerbano”.

Séptimo día: Costa occidental


Último día de viaje y llega la joya de la corona. Las parejas no han dejado de preguntar por las playas onubenses desde que llegaron y aunque vieron Mazagón y Matalascañas no les es suficiente. Comenzamos la ruta yéndonos hasta Ayamonte. Allí pasamos el puente para ir hacia Punta del Moral e Isla Canela, observando un entorno completamente turístico con gran cantidad de hoteles y vistas a Isla Cristina. Precisamente ésta es nuestra segunda parada. Atravesamos las salinas y el puentecito rodeado de barquitos pesqueros en dirección al faro. Allí comenzaremos un repaso por todas las playas de la localidad isleña desde El Cantil hasta Islantilla. Aquí almorzamos en su famoso centro comercial con vistas al mar.

Vamos acercándonos más a Huelva pasando por la playa de La Antilla y la increíble Nueva Umbría. Dejamos por unos momentos la costa para hacer otra visita muy demandada: Lepe. Será breve, sólo para ver la plaza principal, su teatro y tomar un café mientras les explicamos que es uno de los pueblos más ricos y más poblados de Huelva, donde la fresa, otro manjar onubense, es la gran protagonista. Y que la gente no va por la calle contando chistes ni son tan brutos como puedan pensar... Por eso antes de salir del pueblo, visitamos un invernadero y prueban nuestro tesoro rojo.

Hora de tomar una copa mientras vemos el atardecer en el Faro de El Rompido. Nos da tiempo de dar un pequeño paseo por su playa repleta de barquitos antes de pararnos en un mirador para ver la Flecha y su cabalgar hacia El Portil. El último destino es Punta Umbría. Nos paramos cerca del antiguo Rompeolas para ver la playa prácticamente de noche. Las parejas, con lágrimas en los ojos, conscientes de que es el último día, nos confiesan que parte de sus corazones ya están en Huelva, y que ha sido tan grande y tan llena de contrastes la experiencia vivida durante estos 7 días, que no van a poder parar de aconsejar, en persona y a través de redes sociales, a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo que vengan a esta localidad olvidada y desconocida por muchos.

Nos han emocionado tanto estas palabras, que les invitamos a cenar en La Traiña, con vistas a la Ría de Punta Umbría y a “Huelva York”. La noche termina entre copas por la Calle Ancha y unos bailes en El Consorcio, con la música disco del momento.


Al día siguiente las parejas, con varios miles de fotos tomadas durante el viaje, parten con destino a Pamplona. No tienen palabras de agradecimiento para expresar todo lo vivido y la incredulidad que sienten al pensar que Huelva sea así y que sea tan poco conocida.

Muchas veces, los cauces normales de promoción turística no son suficientes. Se pueden mejorar mucho más. Por eso te pido amigo onubense, que hables bien de nuestra tierra a todo el que llega y que este post que he escrito te sirva de ejemplo y guía para cuando no sepas qué recomendarles visitar o hacer.

Por cierto, si fueras alguna de estas cuatro personas de Navarra, ¿realmente serías capaz de aguantar este ritmo de visitas y comidas? Yo no lo sé, pero sin duda merece la pena.

Que me perdonen las gentes de los municipios que no he nombrado. No cabéis todas de lo grandes y especiales que sois.

¡VIVA HUELVA!

Jamón – Gambas – Fresas – Doñana – El Rocío – Gruta de las Maravillas – Descubrimiento de América – Cristóbal Colón – Juan Ramón Jiménez – Riotinto – Playas…