viernes, 12 de abril de 2013

¿Por qué debe contratarme una empresa?

Pin It Ahora!

Lamentablemente, hay millones de españoles en la actualidad buscando de forma más o menos activa empleo. Una inmensa mayoría lo hace enviando su curriculum a decenas de empresas, casi sin selección previa y muchos sin cuidar como deben la apariencia y el formato de su curriculum. Una gran cantidad de ellos complementan su búsqueda activa con cursos en temáticas específicas que teóricamente están ahí porque el mercado laboral lo está demandando. Más o menos, nuestro entorno más cercano sabe que estamos buscando empleo, aunque seguramente no estamos desarrollando y sacándole jugo a una buena red de contactos. El resultado en muchos casos suele ser la desesperación ante la no consecución de un empleo.

Pero pensemos ahora en el empresario. Tendemos a pensar en esta figura como una persona reacia a gastarse dinero en personal porque no quiere dejar de obtener buenos beneficios y que explota a sus trabajadores al máximo aun a sabiendas que necesita ampliar su plantilla o reducir la carga de trabajo de los que ya trabajan en su organización. Sin embargo, hay un gran número de pequeños y medianos empresarios a los que les encantaría poder contratar a más gente, aunque sólo sea por un acto de satisfacción personal o de responsabilidad social corporativa. Pero no pueden porque no tienen carga de trabajo, no tienen recursos económicos o no tienen tiempo para iniciar un proceso selectivo.


Ante este panorama, podemos imaginarnos lo que hace un empresario cuando le llega un curriculum por correo electrónico o en papel. En el mejor de los casos lo archivará en su correo o en una carpeta. Entonces, ¿cómo podemos llamar la atención del empresario y al mismo tiempo que vea la necesidad de contratarnos? La respuesta es fácil:

1. Elige bien la empresa en la que te gustaría trabajar.

2. Haz un estudio profundo de su actividad empresarial investigando en Google y redes sociales como Linkedin o Twitter, e intenta contactar con personas que ya trabajan allí para obtener más información.

3. Detecta necesidades en la empresa en alguna de estas dos direcciones: reducción de gastos o incremento de los ingresos.

4. Analiza cómo podrías ayudar a la empresa a conseguir estos objetivos implícitos de cualquier organización.

5. Diseña un plan para lograr el objetivo adaptado a tus capacidades. Puede ser en la generalidad de la empresa (reducción de los gastos de material fungible) o en algún área específica (reducción de gastos de desplazamiento y dietas del departamento comercial o desarrollo de un nuevo producto que ya demanda el mercado).

6. Consigue una entrevista con el/la gerente de la empresa para presentarle el plan. Es bueno comunicarle que sólo te hacen falta 10 minutos y que es una propuesta para mejorar el beneficio de la empresa.

7. Tómate la entrevista como si presentaras un plan de negocio a un posible inversor. Viste adecuadamente, cuida tu lenguaje corporal y, sobre todo, expresa tu plan con claridad y pasión. No olvides explicarle los beneficios que podría obtener con su incorporación en la plantilla en comparación con los gastos que supondría tu contratación. Éste es el momento clave ya que debes crear una necesidad real en el empresario.

8. Haz una despedida amable y agradece su tiempo. No olvides entregarle una tarjeta de contacto. Si no la posees, tus datos deben aparecer en algún documento que le hayas entregado. Antes de salir expresa tu deseo por volver a hablar con esa persona y ampliar la información o resolver dudas si lo necesita.

En definitiva, se trata de llevar el procedimiento de un emprendedor cuando presenta su proyecto a inversores, clientes y proveedores al procedimiento de la búsqueda de empleo por cuenta ajena.

Por cierto, tus perfiles en redes sociales los tienes ya preparados por si entra este empresario, ¿verdad?